Así es por dentro el edificio que tiene las oficinas “más verdes” del mundo

2577256h688Mucha arquitectura hay por acá”, escucho decir a 2 hombres que pasean con entusiasmo por la City, el distrito financiero de Londres.


Como buenos turistas, miran hacia arriba. Y posan sus miradas en una moderna fachada de piedra, bronce y vidrio que deja asomar a su espalda la catedral de San Pablo.

La nueva sede central del gigante financiero Bloomberg en la capital británica, desarrollada por el arquitecto técnico Norman Foster, no pasa desapercibida, aunque lúcida una curiosa sensación: la edificación es nuevo, pero parece que siempre estuvo allá.

Sus texturas, colores y dimensiones reflejan la estructura de las edificaciones vecinos y le permiten destacarse sin exhibir demasiada soberbia.

En el interior, la sobriedad desaparece.

Un voluptuoso techo de madera en el vestíbulo principal da la bienvenida. En su centro, una enorme instalación del artista danés Olafur Eliasson me hace mirar hacia arriba y me devuelve mi imagen distorsionada.

Transformada en turista, me adentro entre esos bloques triangulares que se transforman a mi paso en una rampa ascendente y que adelantan un bloque de oficinas poquísimo corriente.

Son, de hecho, las oficinas para empresas “más sustentables del planeta”. No obstante, sus paredes como branquias “respiran” el aire de una de las ciudades más contaminadas del planeta.

Arquitectura de espacios de trabajo

La edificación está lleno de arte. Hay obras de la de España Cristina Iglesias, el venezolano Arturo Herrera y el danés Olafur Eliasson. El edificio está lleno de arte. Hay obras de la de España Cristina Iglesias, el venezolano Arturo Herrera y el danés Olafur Eliasson (como la de esta imagen)
Una rampa en forma de espiral conecta todas y cada una de las zonas para fomentar la interacción entre trabajadores de diferentes áreasUna rampa en forma de espiral conecta todas las zonas para fomentar la interacción entre trabajadores de diferentes áreas
La nueva sede de Bloomberg en la ciudad de Londres, que albergará a cuatro mil trabajadores, consiguió la más alta calificación BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Method), el certificado de construcción sostenible más importante a nivel del mundo.

Consiguió sobresaliente: un noventa y ocho con cinco por ciento , el puntaje más alto nunca logrado por un bloque de grandes oficinas.

En comparación con un edificio de oficinas usual, ahorra un 73 por cien de agua y un 35 por cien de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *